Fem Pilota - Capçalera

Resposta a l'article del Sr Soldado‏

És lamentable amic Alberto, molt lamentable!,
 
Sempre m'has sentit dir en públic i per escrit, que “La Pilota serà el que vulga el món de la Pilota”, i em dol, m'angoixa, m'afona pensar que açò és el que vol el món de la Pilota.
 
Em negue a acceptar-ho, i crec que des de totes les instàncies, oficials i privades cal il·lusionar eixos clubs, eixos jugadors, eixos aficionats, que han lluitat, lluiten i LLUITARAN si se'ls ajuda a mantindre les nostres “LLARGUES” com a emblema i bandera dels jocs de Pilota Al Llarg.
 
Em pots, em podeu, acusar d’innocent, infantil, utòpic i jo vos ho agrairé i acceptaré, però no per això canviaré d'opinió.
 
Tu bé saps com vaig haver de discutir i defendre el nostre esport davant les successives autoritats, autonòmiques i estatals, que no sols el desconeixien, sinó que el menyspreaven, aconseguint que s'il·lusionaren i compartiren la nostra taula de Germandat en les multitudinàries Gales de la Pilota, i no puc per menys que preguntar-me:
 
“Ja no cal involucrar-los i comprometre'ls en actes d'este tipus, en què no tenien més remei que assumir compromisos encara que nosaltres encara necessitàrem més i ho reclamàrem?”
 
No perdem la il·lusió, i com sempre dic i escric:
 
¡AVANT, SEMPRE AVANT!

Victor Iñúrria 
Primer President de la F.P.V


Article al que fa rerència la resposta de Victor Inúrria: 

LA CHAMPIONS DE LLARGUES

Leo con interés en Pilota Veu un articulo del amigo Víctor Iñurria, primer presidente de la Federació de Pilota Valenciana. Nos hace un documentado recorrido por lo que significa el juego a Largo y el juego a Ble.(contra pared) En ese contexto reflexiona sobre el origen del juego contra frontón y se pregunta las razones por las que a estas horas es el One Wall el juego, la modalidad sobre la que está gravitando el futuro de este deporte a nivel internacional. Reclama la paternidad de la modalidad hacia el mundo latino y propone la creación de una Champions de Llargues con los campeones de las distintas regiones europeas que mantienen la especialidad. Propone una competición estable que garantice un futuro brillante para la más antigua de las modalidades internacionales. Victor, esa competición, afortunadamente ya está en marcha. Nació 48 horas después de la Convención de Valencia, en 2011, aquella que anglosajones y latinos debatimos sobre el futuro internacional. Una Convención que, sea dicha la verdad, arrinconó la modalidad de Llargues por aquello de que es demasiado antigua. Nació 48 horas después y su puesta en marcha fue un rotundo éxito. Participaron los campeones de la Toscana, Navarra, el Norte de Francia, Walonia, Flandes, Frisia y Valencia. Se estructuró en torno a las regiones pelotísticas europeas que mantienen la modalidad. La fase regular se disputó en todas las regiones en partidas de ida y vuelta. La fase final, espectacular, en la capital Navarra. Después hubo fases finales en Valencia, Bélgica y Alfara del Patriarca. Llegamos a la quinta edición que se disputará en Franeker (Holanda) Es posible que en el 2016 se juegue en Euskadi. En 2017 probablemente en La Toscana. Y sin embargo, amigo Víctor, el torneo pende de un hilo porque, justamente desde la tierra donde se impulsó: la valenciana, la sensibilidad hacia esa competición tropieza con lo de siempre: los recelos de quienes solo ven la pilota con ojos de "beneficios"; los que, al no participar, no se involucran; los que llegan a considerar que es un "muerto" más que mantener cuando no hay dinero para casi nada. Decía un aficionado de Sella, con más razón que un santo, que la vergüenza consiste en "pasar la cistella" para mantener la actividad de los clubes. Y "pasar la cistella" a los propios jugadores para sacar unos billetes de avión en el vuelo más barato. Otro presidente se interesa por si hay algún albergue juvenil donde dormir salga gratis. Y quizás de esa manera puedan viajar y salvar el torneo. En esas coordenadas nos movemos, amigo Víctor. Hemos ocupado durante días páginas y páginas para salvar Pelayo, como no puede ser de otra forma. Asistimos a presentaciones (antes y ahora) en las que los políticos se fotografían con este deporte y prometen que las cosas cambiarán. Pero unos humildes clubes valencianos que han sabido mantener la herencia del Joc a Llargues ( aunque suponga un "muerto"...) han de "pasar la cistella" para ver si es posible participar en esa competición, que, si fuéramos de otra manera, si no practicáramos el canibalismo entre la propia pilota, no se cuestionaría, sino todo lo contrario: sería un referente para internacionalizar, para ocupar espacios mediáticos. Pues ya ves, amigo Víctor. Esas ilusionantes propuestas que iniciaron un camino brillante se sostienen porque algunos han de "pasar la cistella". Ese es el respeto que se le tiene a la modalidad que llenó las calles de todos los pueblos valencianos. La "cistella" no da para más. La "cistella" es el símbolo de la miseria económica y de la otra, que envuelve a este deporte de nuestros pecados.

Alberto Soldado Hernandez